Una mujer acusada falsamente de asesinato se da cuenta de que la persona que quien donó su médula está usando su ADN para utilizarlo como una nueva identidad para implicarla en sus crímenes.