Ralph Sarchie (Eric Bana) es un agente de policía de Nueva York que se dedica a investigar una serie de asesinatos que parecen tener relación con posesiones demoníacas reales y exorcismos. Durante el curso de sus investigaciones unirá fuerzas con un sacerdote bastante poco convencional (Edgar Ramírez), un cura exorcista que también está combatiendo al mal.