Después de enterarse de que sólo tiene tres meses de vida, Morgan da un giro a su conservadora vida. Es ahí donde conoce a Jordan, un ex-yonqui, que le da una visión de una nueva vida.