A traves de la infancia de una tortuga (unos cincuenta años) se muestran los efectos del calentamiento global y la necesidad de acometer cambios en los hábitos sociales.