Remake de la película homónima dirigida en 1991 por Kathryn Bigelow y protagonizada entonces por unos jóvenes Keanu Reeves y Patrick Swayze. En esta ocasión Luke Bracey y Edgar Ramirez serán los protagonistas.